El origen del #perfume en nuestro país no llega desde Francia, como podríamos pensar.

Se ha divulgado la idea de que el #perfume surge en una #Francia medieval y maloliente; no está desencaminado porque en la Europa de la inquisición, de las catedrales, de las cortes de reyes , de la peste y la oscuridad, efectivamente surge la necesidad de acabar con los malos olores que además llevaban la enfermedad y la muerte a las congregaciones.

La Necesidad del #Perfume.

Hoy identificamos la higiene con el baño diario, de forma natural, pero en la edad media, además de no existir el #baño como ahora lo entendemos, el agua podía ser portadora de enfermedad, por ello y teniendo en cuenta que la esperanza de vida no llegaba a los 30 años, es totalmente disculpable que nuestros antecesores no se bañaran.

A raíz de la construcción de grandes catedrales, que eran lugar de peregrinación y refugio, comienza a usarse el #incienso para hacer soportable el olor, pero el #incienso nos llega a #Europa desde el antiguo Egipto, es decir que el hecho de perfumar personas y estancias, tiene su origen en el mundo antiguo ; Grecia y Egipto ya trabajaban los #aceitesesenciales.

Además la esencia más buscada y deseada en un #perfume es la rosa,flor que traemos de #Oriente.

Origen en España

La entrada del uso de los #perfumes en nuestro país se produce desde el sur, desde que el mundo árabe se asienta en la península ibérica, junto con su exótica y rica cultura, llena de color a diferencia de la cultura cristiana oscurantista, llega la #sensualidad y tradición del uso del #perfume.

Flores de #azahar en los patios y mezquitas, aceites #perfumados usados por mujeres y hombres como símbolos sociales. Además,es digno de considerar, que la cultura islámica tiene gran apego al #agua, y sus beneficios.

Por tanto podemos concretar que el #perfume en España comienza a desarrollarse en el Al-Andalús.

Sin duda hoy es algo indispensable y deseado, haciendo difícil imaginar un mundo sin #fragancias y#aromas que otros combinan con maestría para hacer nuestra percepción más agradable.