Constantemente estamos aprendiendo y desarrollándonos como personas, al igual que no tenemos las mismas perspectivas a los 16 años que a los 40, nuestros gustos también cambian.

Cada edad tiene su #aroma.

Comentamos  hace unas entradas que la juventud nos hace desear #perfumes afrutados y dulces.

Ahora veremos lo que preferimos en otros periodos:

De los 30 a los 40

Madurez

De los 30 a los 40, la mujer ha desarrollado más su olfato, llegando a la madurez de este sentido, además por su bagaje y experiencia, sabe usar el #perfume adecuado en cada momento.

¿Sabías que en este periodo se concentra la consumidora más arriesgada? a la mujer de 30 a 40 ,le gusta #arriesgar, probar y dejarse llevar por las #tendencias. Una plenitud consumidora y de personalidad que le permite probar, cambiar y nunca fallar.

Cada momento tiene una fragancia, la noche requiere más intensidad, perfumes más amaderados y elegantes, así como el día requiere frescura y energía.

Es una mujer independiente, liberada profesionalmente que busca la #novedad, las #tendencias y toma decisiones tras estar informada.

 

Madurez

En el periodo de la madurez, el olfato de la mujer se siente cómodo en la #sofisticación, y #elegancia de la feminidad. La mujer madura tiende a buscar un #perfume más que llamativo o intenso, elegante, con personalidad que la represente.

En esta etapa, aunque se pueda cambiar de #perfume porque el mercado crece, innova y cambia, la mujer madura suele encontrar el #perfume con el que identificarse y no cambiarlo. Una vez acoplado al PH de su piel, a sus usos, etc. Se siente cómoda con él y es parte de su personalidad.

Para L’aromateca nuestro #perfume #aguadecovadonga es la fragancia con la personalidad y la #elegancia para la mujer #madura. Desde aquí lo recomendamos